Estudio colaborativo indagó cómo la percepción del estatus socioeconómico influye en desarrollar Acuicultura de Pequeña Escala

Una investigación de la Universidad de Concepción (UdeC), del Centro Interdisciplinario
para la Investigación Acuícola (INCAR), Universidad del Bío-Bío (UBB) y de Environment for
Development (EfD) Chile evaluó el efecto de algunos indicadores críticos sobre el estatus
socioeconómico subjetivo de los pequeños productores acuícolas en el centro-sur de Chile.
La investigación “Subjective Socioeconomic Status in Small-Scale Aquaculture: Evidence
from Central-Southern Chile”, publicada en el Journal Sustainability y que tiene por autores a la
Académica de la UdeC e Investigadora Adjunta de INCAR, Dra. Marjorie Baquedano-Rodríguez, y a
los Académicos de la UBB, Juan Rosas-Muñoz y Javier Castillo-Cruces, se realizado mediante una
encuesta presencial ejecutada entre febrero y marzo de 2017 a 225 participantes, de las regiones
del Biobío y de Los Lagos, y en él se exploró el impacto de los ingresos, la educación,
características ocupacionales, redes sociales y la percepción del estado de salud sobre la visión del
estado socioeconómico subjetivo actual y futuro.
“El estatus socioeconómico es un concepto multidimensional que involucra indicadores
objetivos, como ingresos, educación y ocupación, pero también es crucial incorporar el cómo las
personas autoperciben su posición socioeconómica ya que no es necesariamente una asociación
lineal”, explicó la Dra. Baquedano-Rodríguez, Investigadora de la línea “Sustentabilidad
Socioeconómica” del centro.
Para el análisis se aplicó un Modelo bi-probit de regresión, para probar cómo el estatus
socioeconómico subjetivo actual y futuro se ve afectado por variables tales como participar en la
APE, tener una ocupación secundaria, cosechar dos o más recursos diferentes, contar con redes
sociales para hacer frente a los problemas económicos, y tener una percepción positiva del estado
de salud, de los niveles educacionales, del ingreso mensual proveniente de la acuicultura y de las
posibilidades de movilidad ocupacional
“Los resultados muestran que participar en la APE impacta positivamente el estado
socioeconómico subjetivo actual y futuro, y de los indicadores el más robusto para la percepción
del estado socioeconómico actual y futuro, es el ingreso. Por lo tanto, cualquier política enfocada
en el desarrollo de la Acuicultura de Pequeña Escala debe apuntar a generar y aumentar los
ingresos de los hogares para las personas que se dedican al sector. Tener un ingreso seguro es un
medio esencial para alcanzar el bienestar material y también el bienestar socioeconómico
subjetivo tanto desde la perspectiva actual como la visión a futuro. Otro aspecto a destacar del
estudio, es que la formación o educación pierde relevancia en el estatus socioeconómico subjetivo
progresivamente a medida que transcurren los años; mientras que el capital social gana
importancia”, explica la Dra. Baquedano.
Asimismo, el estudio indica que los programas orientados a la Acuicultura de Pequeña
Escala en Chile deben promover el compromiso social, la participación social y las interacciones
intergeneracionales entre los productores. Estas interacciones intergeneracionales podrían
facilitar las conexiones y el intercambio de conocimientos entre los adultos mayores y las

generaciones más jóvenes, a través de actividades como programas de tutoría y programas
educativos. Los programas de esta naturaleza pueden fomentar el capital social al promover el
entendimiento mutuo, construir relaciones y facilitar el intercambio de conocimientos y
habilidades entre diferentes grupos de edad. Además, para dar cuenta de la importancia de la
experiencia pesquera previa en la promoción de la acuicultura, las políticas locales deben
incorporar colaboraciones formales y sistemáticas entre pescadores artesanales y pequeños
productores acuícolas para que puedan compartir experiencias y desarrollar proyectos colectivos.
En futuras investigaciones, los investigadores recomiendan controlar los entornos
ocupacionales específicos, como si las personas tienen experiencia previa en la pesca. Esta variable
juega un papel importante en la comprensión de cómo los antecedentes ocupacionales influyen
en las percepciones de los individuos sobre su estatus socioeconómico dentro de la APE. Al
comparar a las personas con experiencia pesquera con las que no la tienen, los investigadores
pueden comprender cómo los conocimientos previos y las habilidades adquiridas en la pesca
impactan en la percepción del estatus socioeconómico.
Además, las diferentes especies en acuicultura pueden variar en términos de su valor
económico, demanda del mercado y rentabilidad. Estas variaciones pueden influir en el estado
socioeconómico percibido de los individuos, y aquellos involucrados en especies de alto valor
pueden percibir su estado socioeconómico de manera más positiva. Al examinar estas diferencias
específicas de especies, los investigadores pueden iluminar la intrincada relación entre la actividad
productiva específica, la diversidad de especies y el estatus socioeconómico subjetivo de los
individuos.
“Es fundamental incorporar una gama más amplia de posibles predictores relacionados
con la actividad productiva a la que se dedican los individuos. Factores como el nivel de ingresos,
la estabilidad laboral, el acceso a recursos y mercados, los avances tecnológicos y los servicios de
apoyo dan forma significativa a la percepción del estatus socioeconómico de las personas en la
APE. La inclusión de estos predictores en estudios futuros identificará variables críticas que
contribuyen a las percepciones de los individuos sobre su bienestar socioeconómico”, concluyen
los investigadores.
Revisa el paper “Subjective Socioeconomic Status in Small-Scale Aquaculture: Evidence
from Central-Southern Chile” aquí:
https://doi.org/10.3390/su151411239

Acerca de Entramar 1177 Articles
Bienvenidos! Entramar Magazine nace en mayo, el mes del mar, en la Región del Biobío, para convertirse en un sitio de información y contenidos con todas las temáticas relativas al océano, incluyendo los sectores pesquero, acuícola, marítimo portuario, naviero y logístico.