Algueras de Coliumo dan giro a su actividad de recolectoras con apuesta al pelillo

Crónica

El Sindicato 2 de Algueras de Coliumo trabaja, entre otros esfuerzos, en el repoblamiento de tres de las 60 hectáreas de su Área de Manejo de pelillo y, vinculado con ello, el plan de construir una plata en que procesarán el alga agregándole valor.

Decirlo así parece fácil, pero cada paso les ha costado derroche de valor, vigor, brío desde que, hace años, muy previo al 27/F, vieron como el pelillo de su bahía comenzaba a ser extraído por buzos de otras localidades. De la recolección de esa alga dependían las mujeres de Coliumo para comprar útiles escolares de los hijos, adquirir su propia ropa e, incluso, los papás de ellas también y trabajaban en la actividad.

Así lo rememora Ana Garrido, presidenta del Sindicato 2 de Algueras, que agrupa ahora a 65 socias. La defensa del pelillo unió a todas, luego las dividió, pero al final este sindicato se adjudicó un área en 2008.

“Antes no teníamos área, fue súper triste porque incluso salimos a la calle para que nos autorizaran un espacio para trabajar”. Cuenta que buscaron los caminos, tocaron puertas y en eso el presidente de la Federación Regional de Pescadores Artesanales, Ferepa,  Hugo Arancibia, las guió respecto de los pasos a seguir hasta que consiguieron la destinación. Así: “nosotras empezamos a trabajar con fuerza, no podemos quedarnos en el pasado, hay que avanzar y en eso estamos, estudiando, haciendo cursos, buscando apoyos, postulando proyectos”, resalta la dirigenta.

El terremoto

Intercala una anécdota que puso ser trágica. Las áreas de manejo se cuidan con vigilancia diurna y nocturna. Ellas hacían guardias durmiendo en la playa, frente a su área, en la Caleta del Medio,  pero en la época del 27/F no había compradores de pelillo operando. Entonces se dijeron que no iría nadie a extraer su alga si no tendrían a quien venderlo y decidieron que se quedarían en sus casas por la noche y allí  estaban al producirse el fenómeno. De otro modo no sabe qué habría ocurrido con ellas porque su área fue la más dañada por el movimiento en el mar: “nos bajó el ánimo, lo reconozco, porque todos los desechos de embarcaciones, todo el producto de la destrucción se fue para nuestra área, pero nos organizamos y aunque costó muchísimo limpiamos y cuidamos, es la única forma que el pelillo se pueda reproducir”.

Fondos

Consiguieron fondos por $35 millones para repoblar el área y pretenden realizar la primera cosecha en estos días y sembrar en la tercera hectárea de las tres que incluyeron. Pero no se quedaron con ello: quieren pasar de ser sólo recolectoras a ser empresarias, con el objetivo de realmente agregar valor a su pelillo porque venderlo así al natural no les compensa el esfuerzo y les deja poca ganancia.

Obtuvieron luego un Fondo de la Pesca Artesanal, FAP nacional con recursos para construir una planta en que procesarán el pelillo de manera que el producto final sea valioso y puede hasta ser exportado. El terreno lo tramitaron en la Municipalidad de Tomé y aunque en principio será por 50 años, podrán renovar el plazo y, a la largo, comprarlo.

Respaldo científico

En forma paralela se preparan: van a seminarios, buscan información y consideran que su pilar es la alianza con la bioquímica Viana Beratto y su empresa Bioingemar.

La bioquímica explica que: “lo que estamos realizando es una actividad de cooperación a largo plazo, que busca generar aumento del valor agregado a las algas donde todos las participantes de la cadena se vean beneficiados”.

 Agrega que Bioingemar es una empresa que está desarrollando productos con un fuerte respaldo científico a partir de algas, en este marco esperan trabajar en una cadena de valor sustentable, económica, social y ambientalmente con el sindicato.

“Para lograr esto las hemos incorporado en nuestros proyectos para que ellas se beneficien con capacitaciones de procesos, capacitaciones de manejo empresarial etc.”, indica.

¿Cuáles son las proyecciones a corto, mediano y largo plazo del desarrollo que logrará esta organización? ¿Deberán buscar otros apoyos para exportar o está dentro de lo que usted asesora?

Nosotros siempre tendremos disponible nuestra red de trabajo para apoyarlas en la búsqueda de oportunidades, para ello, cuando sea necesario las asesoraremos para que puedan acceder a todos los organismos del estado que apoyan las actividades económicas, ellas tienen una gran autonomía y capacidad de realizar cosas.

Siempre avanzar

Ana Garrido refuerza la idea del empuje de estas mujeres y  uno de los aspectos que cuidan es el estado del mar: “cuidamos día a día que no se contamine, no se ensucie, hacemos conciencia a los pescadores, por ejemplo, para que no caiga nada contaminante cuando ejecutan el varado de sus embarcaciones; esto nos ha costado sudor y lágrimas, empezamos a ver algunos frutos y sabemos que hay que cuidar la parcela para obtenerlos…ya vamos rumbo al futuro, siempre adelante, nunca retroceder”.

Coliumo

 Coliumo es una pequeña península, en la comuna de Tomé, ubicada a 29 kilómetros de Concepción, que se caracteriza por su Bahía de Coliumo y los tres sectores que la conforman: Las Vegas de Coliumo, Caleta del Medio y Los Morros de Coliumo. El mar es parte esencial de la vida de los habitantes que por generaciones han realizado actividades relacionadas con él.

ÁREAS DE MANEJO

De acuerdo al último Boletín Informativo Pesquero Regional del Servicio Nacional de Pesca al segundo trimestre de este año habían operado diez Áreas de Manejo de Recursos Bentónicos de ocho caletas de la región: Arauco, Los Piures, Punta Lavapié, Rumena, Cantera, Coliumo, Isla Santa María Puerto Norte y Puerto Sur.

La cosecha de estas áreas fue de 66,8 toneladas sustentadas principalmente por las algas, cochayuyo 36 toneladas (53,9 %) chicorea de mar 6,8 toneladas (10,2%) los moluscos, loco con 20,4 toneladas (30,5%) almeja 1,9 toneladas (2,8%) y huepo con 1,7 toneladas (2,5%)

 

Acerca de Entramar 573 Articles
Bienvenidos! Entramar Magazine nace en mayo, el mes del mar, en la Región del Biobío, para convertirse en un sitio de información y contenidos con todas las temáticas relativas al océano, incluyendo los sectores pesquero, acuícola, marítimo portuario, naviero y logístico.